Las noticias de prensa se pueden leer en el Grupo Hablemos de Jardines de Facebook. Los Eventos y la Agenda apareceran en la columna de la derecha en el recuadro de Notas de Agenda.



domingo, 24 de julio de 2016

EL JARDÍN BIEN CUSTODIADO: BALUARD DE SANTA MADRONA

Existe en Barcelona un jardín bastante desconocido, muy bien custodiado por una guardia muy especial. Es un pequeño jardín sin grandes pretensiones, ni tan siquiera es un jardín antiguo pero tiene su pequeña historia.
En Barcelona queda un lienzo de la última muralla de la ciudad y en ella  queda una puerta que acostumbra a estar siempre cerrada, es el Portal de Santa Madrona a cuya advocación se acogió la ciudad antes que Santa Eulalia y la Virgen de la Merced le hicieran competencia quedándose como coopatronas. Este portal, único  que queda de aquella muralla abre a un  baluarte del XVIII adyacente a las “Dressanes Reials ” o atarazanas medievales. En las fortificaciones de esta época la muralla por su parte interior estaba reforzada por un terraplén donde se instalaba la artillería mientras que en la parte baja se solía utilizar como cuartel. Es precisamente en este terraplen donde ya entrado el siglo XX se hizo un jardín que por cuestiones que no viene al caso se olvidó, se dejó de mantener y se cerró por seguridad en 1993.

 En 2014 Barcelona  conmemoró la Guerra de Sucesión y concretamente la caída de la ciudad a manos del ejército borbónico. Surgieron muchas iniciativas por parte de la administración y las entidades ciudadanas para recordar el hecho y la sociedad de aquella época. Una de ellas fue la de volver a reconstruir el jardín que no existía en aquel tiempo pero que para poner en valor el lugar se rehízo utilizando la vegetación propia del sitio y del momento. La obra jardinera  la llevaron a cargo los alumnos  del Instituto Rubió i Tudurí que forma a profesionales jardineros. Este espacio ajardinado solo se visitaba para fiestas ciudadanas señaladas como las Fiestas de la Merced y Santa Eulàlia y se habría quedado sin vida si no hubiera sido por una iniciativa ciudadana.




 Desde 2015, La Coronela custodia el jardín. La Coronela era una milicia ciudadana formada por los Gremios de Barcelona con el fin de salvaguardarla. De origen medieval llegó hasta el siglo  XVIII y fue la principal defensa de la ciudad en el sitio de 1714. Ahora existe una asociación de recreación histórica que la ha hecho revivir y que ha puesto un cuidado especial en  recuperar no solo vestuario e historia sino también hacer difusión de la vida cotidiana de principios del XVIII en la ciudad, al estilo de muchas sociedades parecidas que existen en otros países. Es La Coronela la que se ha hecho cargo de la custodia del jardín y el primer, tercer y cuarto domingo de mes abre el recinto, monta guardia debidamente uniformada y atiende a todos aquellos barceloneses que descubren este recinto propiedad de la Diputación Provincial. Ojalá todas las milicias se dedicaran solo a custodiar y honrar jardines.



Si os interesa La Coronela clicad aquí

viernes, 17 de junio de 2016

LOS PEQUEÑOS JARDINES INGLESES

Wells - Calle de los vicarios
Me admira el mimo con el que los ingleses  crean sus pequeños jardines delanteros. Jardines cuidados  que denotan un gusto exquisito a la hora de organizar sus plantas. Cierto  que el clima les permite un tipo de jardín que las persones mediterráneas envidiamos por verdes y jugosos. Todos  deseamos lo que no tenemos. De todas maneras ellos tienen una mano especial combinando colores , herbáceas y en general todo tipo de flores. Verlos en primavera es verlos en su mejor momento.

Quiero compartir aquí algunos de ellos. Más adelante compartiré otras entradas de jardines con más nombre, con más empaque y más significativos en la historia de la jardinería. Esta vez pase por delante el buen hacer de los humildes  jardineros domésticos y anónimos que pone de manifiesto una  tradición cultural hortícola.

Wells - Calle de los de los Vicarios

Wells - Calle de los vicarios

Bath - Jardín delantero hundido

Bristol - Jardín-cementerio de la catedral

Bristol - Blaise Hamlet - cottage

Bristol - Blaise Hamlet - cottage







jueves, 12 de mayo de 2016

CLICS SOBRE LA BAMBOUSERAIE, UN MUNDO DE BAMBÚS Y JARDINES EXÓTICOS

Entrada

Visitar este jardín que tenía en lista de espera desde hacía algún tiempo no me ha decepcionado en absoluto más bien ha superado en mucho mis expectativas. Pensaba encontrarme un jardín oriental de tamaño mediano basado en la utilización del bambú y cuya finalidad era mayoritariamente  el ocio familiar y la venta sin embargo es mucho más.

Esta entrada del blog tiene como finalidad compartir con vosotros algunas imágenes del parque pero vale la pena informarse algo más sobre él por ello os pongo dos vínculos que me parecen de interés: el web oficial del Parque.. Veréis que  es un lugar de casi 39 hectáreas con varios jardines: la bambusería, un espectacular jardín japonés más moderno, un jardín acuático, un invernaderos, una pequeña  colección de bonsáis, un laberinto de bambú negro y hasta una recreación de una aldea de Laos demostrativa de como se puede incorporar el bambú a la construcción y a la vida cotidiana. Claro está que como en todo gran parque o jardín europeo podemos encontrar la cafetería, la tienda de plantas y la de otros productos.

La Bambouseraie d’Anduze, un lugar que bien vale un viaje.

Bambús, hay 200 variedades en el parque
Avenida de las sequoias. Plantados entre los bambús bordean el camino asomando sus copas por encima de ellos.

Columnas de bambús crean efectos de claroscuro 

Aldea laosiana

Una variedad de bambú

Seguro queos recuerda las pinturas japonesas

Otra variedad de bambú

Grandes flores de peonia. Ademas de los bambús hay otras 800 especies vegetales

El Valle del Dragón, el jardín de inspiración zen

Otra vista del jardín japonés

El Ginkgo biloba

Seguimos en el Valle del Dragón

Bambú tapizante a modo de césped

Rincón del jardín japonés

Pérgolas de glicinas

Entrada a uno de los invernáculos

Bonsáis

En el interior del laberinto
-

domingo, 17 de abril de 2016

SERSE Y EL PLÁTANO DE SU JARDÍN

https://youtu.be/OdeOyrLHdSg

Muchas y variadas son las artes relacionades con los jardines. La música es una de ellas. El jardín como inspiración estÁ presente en muchas composiciones. Aquí una pequeña muestra que quizás muchos no conozcan es que el famoso Largo de Händel es una de elles. Esta pieza es la aria que da inicio a su ópera Serse.

Esta ópera cuyo nombre se debe a que uno de los protagonistes es el emperador persa Jerjes (Serse) aunque la trama no tiene ninguna relación con la historia real del monarca. El emperador interpretado muchas veces por una cantante, como en este caso,  debido al tipo de voz requerida empieza la obra con una loa a un plátano de su jardín. Aquí el jardín no es de plátanos pero enfin...

A continuación transcribo el texto de esta primera escena:

SERSE – ACTO PRIMERO

Scena Prima

(Belvedere accanto ad un bellissimo giardino, in
mezzo di cui v'è un platano)

SERSE
(sotto il platano)
Frondi tenere e belle,
del mio platano amato,
per voi risplenda il fato.
Tuoni, lampi e procelle
non v'oltraggino mai la cara pace
né giunga a profanarvi austro rapace.

Ombra mai fu
di vegetabile
cara ed amabile
soave più.

(Ammira il platano)

viernes, 8 de abril de 2016

LIBROS A TENER EN CUENTA PARA EL DIA DEL LIBRO 2016


Durante todo el año hemos ido poniendo en nuestras Notas de Agenda libros que han ido apareciendo desde el año 2014 en adelante que trataban del arte de los jardines. Quizá es el momento de repescarlos para tenerlos en cuenta en nuestra lista de compra del Día del Libro. Son variopintos, de diverso nivel, van desde los de puro entretenimiento a los de profundización histórica erudita pasando por los de divulgación. Responde a la idea de este blog de que todo el mundo pueda encontrar algo que le pueda ser de interés. Me diréis que algunos no es fácil adquirirlos pero siempre existe la compra por Internet o la biblioteca para leerlos. Nuestras opciones-recordatorio las podréis ver clicando aquí o sobre la imagen. Buena lectura y mejor conocimiento!!!


jueves, 31 de marzo de 2016

¿HEMOS MEJORADO?

 Una conocida mía me hablaba admirada de los ingleses y sus jardines. Ella es una lectora empedernida de novelas británicas de misterio y de series de televisión  donde los personajes tienen una gran cercanía a las plantas  y a los espacios verdes. Allí   pertenecer a una asociación jardinera no es una rareza y  los libros sobre jardines ocupan el mismo espacio que aquí tienen los de gastronomía y donde la historia del paisajismo moviliza a la gente para planear viajes o a asistir a cursos y conferencias. Después de un par de viajes por Europa donde el programa incluía gran número de visitas a jardines me preguntó si eso también pasaba en España. Ella, no especialmente interesada en el tema pero con una cultura artística notable, me preguntaba al saber que estos asuntos me interesaban dónde, en Barcelona,  podía acudir para saber más o quién organizaba rutas por jardines y parques.

Yo, tradicionalmente pesimista y crítica sobre cómo llevamos nuestras cultura de jardines, intenté ser positiva. España a lo largo de su historia ha tenido grandes ejemplos de jardines, algunos de raíz muy propia, otros adaptando modelos extranjeros a nuestra geografía, a nuestra idiosincrasia y a nuestros recursos. Cierto es que no les hemos dado tanto valor como la arquitectura pura y dura donde la vida académica les ha confinado en el mejor de los casos a ocupar un rinconcito del currículum. Tampoco se puede decir que profesionalmente seamos un cero a la izquierda, es más, desde los moriscos dignos ejemplos de horticultores a algunas escuelas jardineras del siglo XX  han dado muestra de su valía.

¿Pero todo eso se traduce en que la gente nos interesemos en jardines? ¿Conocemos nuestros jardines? ¿Sabemos mirarlos? Ante tantas preguntas intenté ir punto por punto y lo hice desde la óptica de los que hay en este rincón de la península ibérica que es Catalunya y más concretamente Barcelona. Lo digo porqué seguro que me dejo en tintero muchas cosas que desconozco.


  Los registros del Patrimonio tanto estatal como autonómico o local  tienen inventarios  bastante complicados  de ser consultados por el público en general. Muchos de los jardines que merecerían tener un nivel patrimonial declarado no lo están, ya sea por desconocimiento , ya sea porque sus propietarios no tienen demasiado interés que sea así por las limitaciones y obligaciones que les comporta. Por otro lado el incumplimiento de estas  pocas veces tiene repercusión. Eso es aplicable a jardines y también a otros bienes. Visto esto es difícil conocer y difundir  aquellos jardines que puedan tener un rango artístico notable y en consecuencia todo lo que derive de su historia, su diseño, sus realizadores y su conservación

·         La formación de técnicos y profesionales del jardín cuenta con buenos centros, quizá no tanto  con un reconocimiento académico que debiera, es decir títulos homologados que les permitan en algunos casos acreditar una autoría sin estar subordinados a otros profesionales. Esto implica, de partida,  poca valoración social. El Ayuntamiento de Barcelona inició una primera escuela de jardineros, ahora convertida en el IES Rubió i Tudurí que continua la labor. También Tarragona tiene una escuela profesional. Existen otros técnicos universitarios que inciden en el mundo del jardín desde la vertiente de la arquitectura, la ingeniería, la botánica y desde otro nivel, la ornamentación floral.

·         Existe un colectivo en activo importante de creadores, realizadores y mantenedores de jardines.

·         Existe un colectivo exiguo de historiadores, articulistas y difusores del arte del jardín, en parte por la poca formación específica recibida  y en parte por la poca valoración social. Esto es una pescadilla que se muerde la cola.

·         Hay asociaciones profesionales que tienen como objetivos los derechos profesionales, la actualización técnica, los estudios temáticos.

·         El asociacionismo entre poseedores de jardines está  poco desarrollado y aún menos  si se trata de jardines privados.

·         El tejido asociativo que  se centra en el voluntariado, no técnico, es también exiguo. El existente está muy vinculado a un jardín concreto. En Catalunya hay pocos y no demasiado activos, aunque alguna asociación hace verdaderos esfuerzos para dinamizar a sus miembros. Creo que en otros lugares de España están en condiciones parecidas aunque hay honrosas excepciones como puede ser la de la asociación del Botánico de Málaga para poner un ejemplo. En el ámbito de la promoción de jardines históricos no existen asociaciones cuyo objetivo sean los jardines históricos en general. En Barcelona tenemos l’Associació d’Amics dels Jardins, encomiable en su momento, que el envejecimiento de sus miembros  sin que exista un relevo generacional la hace poco significativa. No existen tampoco entidades de segundo nivel que coordinen o asesoren a las asociaciones existentes. Con este panorama las actividades sensibilizadoras y de difusión cultural son más bien escasas a nivel general.

·         El mundo editorial en español o catalán las novedades se centran en libros de botánica y de jardinería práctica, pocas veces se editan publicaciones sobre la arquitectura y el arte de los jardines propiamente dicho o que relacionen el jardín con otras expresiones artísticas, sociales o de utilidad.  Otro aspecto a tener en cuenta es que la mayoría de libros no son de autores del país sino que  son traducciones de lugares que hablan de plantas, cultivos o formas de jardín que nos son ajenas  y a veces hasta poco aplicables estrictamente.

·         Existen medios de comunicación dedicados al mundo de la jardinería y al paisajismo  dedicados a profesionales. En este apartado incluyo medios escritos y también internet. Los divulgativos destinados  a público en general se centran más en el mundo de la jardinería con breves incursiones al paisajismo actual y poco al arte y la historia de los jardines (revistas, radio, televisión, internet). También tienen presencia en las redes sociales)

·         La revalorización del medio ambiente y la cultura ecológica hace que haya un despunte hacia el interés para volver a cultivar y a trabajar  pequeños huertos que pueden ir desde las modestas jardineras de terraza, los urbanos compartidos o el dedicar un espacio a su segunda residencia. Después de un rompimiento de los quehaceres agrícolas ancestrales, se vuelve la mirada a la tierra  más allá del manejo de  los cortacéspedes que nos imponía la imitación de una jardinería poco apropiada en nuestra latitud. Afortunadamente un gran colectivo, mayoritariamente femenino pero no exclusivamente, han seguido con los cultivos y cuidados en sus patios, terrazas y pequeños jardines.  La abundancia económica de años atrás ha hecho que muchas tareas se hayan dejado en manos ajenas sin demasiado interés por parte del propietario del jardín.  Con ello no quiero decir que no sean necesarios los profesionales sino que pongo el acento en el desconocimiento y a veces las ideas peregrinas del contratante.

·         En las últimas décadas tengo la sensación que los productores de plantas se han asentado. En Catalunya hay grandes sagas de viveristas. También los gardens y tiendas de plantas se multiplicaron con el boom de la construcción y la propiedad de segundas residencias. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria se hizo sentir pero la estructura y el buen hacer de estos profesionales permanece.

·         En cuanto a recursos y servicios relacionados con los jardines tampoco son muy abundantes. Las bibliotecas generales traducen la falta de interés general  con un catálogo no demasiado extenso en estos temas en el como era de esperar prima la botánica y la jardinería y no tiene en cuenta otros aspectos. Existen las bibliotecas especializadas de las facultades, la Escuela de Arquitectura y la que el Ayuntamiento de Barcelona tiene en el Laberinto de Horta. Esta última con horarios de abertura siempre sometidos a que hayan conseguido alumnos de prácticas que durante un cuatrimestre y no siempre de forma continuada puedan atender al público. Con esta temporalidad solo podemos aspirar que cataloguen libros pero pocas veces que orienten o gestionen dinámicas culturales.

·         La Administración  dedica muy poco presupuesto a la difusión del arte de los jardines quizá porque “suena a verde” está sometido al cumplimiento de la Agenda 21 y a las actividades del medio ambiente. Las pocas actividades  son iniciativas a veces de los departamentos de cultura, a veces de lo que tradicionalmente se ha llamado parques y jardines o actividades de centros cívicos territorializados sin ninguna coordinación entre si.
·         Dentro de los servicios difusores de la cultura de jardines podríamos encontrar aquellos profesionales que nos guíen o nos enseñen a ver y visitar jardines. Hasta ahora unos servicios bastante desconocidos en nuestro ámbito.

·         Cursos, cursillos y conferencias divulgativas. En este apartado en Barcelona tenemos el Centro de Formación del Laberinto que lleva ya bastantes décadas formando a interesados en jardinería y haciéndolo de forma seria y en profundidad. Dos mañanas enteras durante un curso escolar es un buen curso de iniciación, muchos de los asistentes se atreven después a hacer trabajos profesionales. Otros cursos son de menor duración pero el de introducción es imprescindible. Gracias Juan Pañella por haber impulsado esta iniciativa y también a sus sucesores, Salvador Pi y Xavier Sagalà. La única pega del Centro es que la formación no incluye demasiados temas que abran el foco a la historia y al diseño del jardín.  El Ayuntamiento barcelonés a través de La Fábrica del Sol y algunos centros cívicos y gardens incluyen algunas sesiones de jardinería en sus programas. Que yo conozca no hay ninguna otra iniciativa que de forma continuada o periódica realice ciclos de conferencias sobre jardines.




 ¿Hemos mejorado?
Después de toda esta parrafada le dije a mi amiga que si, que  estamos mejorando. Aquí en Barcelona se ha creado el Grup de Jardins i Jardiners dependiendo de ICEA-IEC que ha empezado a trabajar en la recopilación de datos y el estudio de los jardines catalanes que permitirá poner las bases para el conocimiento y ayuda de nuevos investigadores así como aflorar el  patrimonio de jardines que tenemos. También permitirá tener un grupo de interesados y referentes en este tema.

  Se avanza para que asociaciones de propietarios de  jardines puedan  ir más allá de la mera defensa de sus intereses para abrir su legado al conocimiento del público desde el respeto a su privacidad pero con el rigor de mostrarlo de forma explicativa.

Se han creado empresas de servicios al entorno del mundo de los jardines. Una nueva generación de iniciativas en la difusión cultural.  Gardensfrom Spain es la primera agencia española que  se dedica exclusivamente a realizar viajes para visitar jardines a nivel estatal y también internacional. Este tipo de agencias son normales en Europa y Estados Unidos. Por fin contamos con una aquí.

Otra empresa que ha empezado es JardiTours, ahora tenemos  algo tan sencillo como es hacer visitas guiadas a parques y Jardines de la mano de profesionales jardineros. Enhorabuena por la iniciativa que de momento se concreta a Barcelona y su área metropolitana.

Otra modesta  iniciativa es la de Notas de Agenda que desde Hablemos de Jardines llevamos haciendo desde hace  algún tiempo: dar a conocer las actividades que sobre el jardín y sobre las artes relacionadas con él se realizan en el ámbito europeo. En el ámbito profesional el Observatorio del paisaje cumple ese objetivo.

En un mundo que cada vez solicita más servicios esta es una buena vía. Lo monográfico vende.

Nos falta mucho que recorrer, cierto que a nivel de Administración tendría que haber más ayudas económicas y fiscales para tener jardines y otros espacios verdes por lo que representan de patrimonio artístico pero también de salud mental y física de la ciudadanía.
Cierto que los profesionales, técnicos y trabajadores del sector tendrían que tener el reconocimiento profesional y social que se merecen. Yo también les pediría a esos técnicos que no fueran excluyentes y que ayudaran a hacer difusión de este mundo. Tengo la impresión que por salvaguardar su profesión evitan iniciativas que amplían el valor que tienen y que hemos de dar a los jardines. Cuanto más se conozcan, más valor se les dará a ellos. Asociaciones y grupos deberían destinar más tiempo a sensibilización.

Cierto que este sector demanda cada vez más servicios, los de jardinería propiamente dichos y también los culturales y sin exagerar también los comerciales. Es una gozada ir a un jardín inglés por ejemplo y poder tomar un te contemplando parte del jardín o adquirir libros sobre aquel jardín o sobre el momento histórico o cultural en que se creó (justo después de verlo tienes ganas de saber más) o comprar un gadget relacionado: ese delantal jardinero o una maceta con el logo del jardín que vamos a llevarnos como souvenir. Estos servicios satisfacen al usuario y revierten económicamente en el jardín.

Cierto que tendríamos que encontrar forma de rentabilizar esos escenarios naturales. A veces veo jardines y pienso que sería estupendo oír música o que la poesía entrase en el jardín o mil y una cosa que respetase el entorno . Pienso que los programadores actúan al revés tienen un espectáculo y buscan un escenario donde colocarlo forzando el espacio y desfigurando el jardín. Para eso también habría que apelar al genio del lugar.

Después de estas certezas y pequeñas mejoras le digo a mi amiga que tenemos que buscar los jardines, disfrutarlos y llevar allí a nuestros amigos y amigas para que también los vivan con felicidad, que olviden móviles, tabletas y otras cosas que distraigan el espíritu. Así seremos más cada vez y nos tendrán en cuenta. ¡En esta vida hay que trabajar duro para ser feliz.!
................................................ 
Las imágenes son mosaicos del Palau Maricel en Sitges

lunes, 28 de marzo de 2016

UN INTENTO: DE FLOR EN FLOR


A los de a pie nos ha pillado de improviso, Barcelona quería tener un festival de flores y jardines como muchas ciudades. En principio,  una iniciativa interesante a animar aunque no exenta de crítica que siempre queremos que sea positiva.

Este Festival tiene sus luces y sus sombras. Las luces es que tuvieron la idea de hacer algo al entorno de los jardines que siempre va bien. Barcelona ya tiene un gran evento consolidado que es que cada primero de mayo más o menos la ciudad nos ofrece las rosas de su Concurso Internacional y con ellas un buen número de actividades con esa flor como tema.

Este Festival está organizado por el gestor del Pueblo Español, recinto creado en la montaña de Montjuïc  para la Exposición Internacional de 1929 y reproduce muchos edificios de la España tradicional. Es un punto de atracción turística lleno de bares y restaurantes así como de tiendas de artesanía más o menos auténtica. Periódicamente organiza eventos musicales, infantiles o de otro tipo. Nos vendieron que el Festival  seria como una fiesta tipo   Girona, temps de flors. La verdad es que no.  Cuando uno copia al menos se le ha de pedir que lo haga bien. El evento de Girona es algo impulsado desde el Ayuntamiento, muy consolidado por el tiempo, pero ahora ya lo vemos como un pacto ciudadano entre los ciudadanos, los viveristas, los paisajistas, los representantes de la cultura, el comercio, la ciudadanía,  la restauración y se nota.







Quizá si el Pueblo Españo,l que es bastante grande, hubiera sido más modesto y hubiera concentrado en una zona el Festival hubiera salvado la idea.  Los que expusieron sus trabajos los vieron perdido por todo el recinto. Tan es así que estoy segura que los turistas accidentales que lo visitaban ni siquiera fueron conscientes que se celebraba y que la ornamentación floral formaba parte de la decoración habitual. Yo salvaría, como ambiente,  la zona del monasterio con sus adornos florales y la exposición de bonsáis cedidos por el Jardín Botánico de Barcelona.

Mención aparte son las muestras florales y jardineras que se encontraban por las calles que me parecieron muy bellas en general y se merecían algo mejor.


Tampoco estaban presentes profesionales, comerciantes ni otros organismos relacionados con el sector que podían tener un público en ese espacio. La Asociación de Amics de les Orquídeas estaba pero creo que nadie más.

El público se perdía un poco porque no estaba identificado un punto informativo claro por parte de la organización y a veces la señalización era tan inexistente que después de ver la mini-exposición de las orquídeas intentamos asistir a una conferencia que daba la Asociación en otro lugar y trabajos tuvimos para saber donde estaba ese lugar.

Señores del Pueblo Español es una buena idea pensar en los jardines pero quizá debieran ser un poco más creativos que Barcelona lo vale y también trabajar coordinadamente con otros elementos del sector y sobretodo, no nos vendan algo grande que luego se pierde en el espacio. Quizá es mejor empezar con algo reducido, original y  diseñado con más gente. 
Sobre las fechas, en plena Semana Santa, no me atrevo a decir nada ya que el P.E. es un lugar para el turismo y por tanto siempre hay gente. Muchos ciudadanos estaban fuera de la ciudad o quizá no estaba pensado para ellos.

Me hace tanta ilusión que pensaran en los jardines que les pido que evalúen, que piensen a quien va dirigido el evento, que lo rediseñen, que sean creativos,  que trabajen con representantes del sector y con las entidades ciudadanas, que lo hagan con tiempo y que el año próximo podamos disfrutar con ello. 

Los 5 tenderetes  en la gran plaza, ninguno informativo del Festival