Las noticias de prensa se pueden leer en el Grupo Hablemos de Jardines de Facebook. Los Eventos y la Agenda apareceran en la columna de la derecha en el recuadro de Notas de Agenda.



jueves, 9 de enero de 2014

COMO LAS PLANTAS EXÓTICAS EMPEZARON A VIVIR EN CASAS DE CRISTAL

Hoy no nos parece raro encontrar en los jardines invernaderos u otros refugios donde las plantas viven resguardadas del frio y las inclemencias de un clima desfavorable, pero no siempre fue así.
Desde el Renacimiento se empezaron a construir en los grandes jardines abrigos y edificios provistos de grandes ventanales y orientados de forma que la luz del sol propiciara la conservación  de las plantas en invierno. Los encontramos en algunas villas mediceas y también en los jardines palaciegos del  XVI y XVII donde las “orangeries” protegían a los cítricos y otras plantas de la crudeza invernal.
A finales del XVIII/ principios del XIX se desarrolla  el gusto por el coleccionismo de plantas exóticas. Era la época de la Ilustración y del ansia por el conocimiento  que hizo surgir  los “Gabinetes científicos” donde se intentaba reunir todo tipo de exotismos y rarezas.
Este deseo por el conocimiento científico no era solo patrimonio de “sabios” sino que muchas personas se lanzaron a cultivar , estudiar y crear colecciones de plantas tanto por su belleza como por su rareza. Se sabe que,  por ejemplo, la emperatriz Josefina, esposa de Napoleón, fue una de ellas en su jardín de la Malmaison en el que estaban presentes no solo rosas sino todo tipo de plantas que se hacía traer de otros paises.
Era el tiempo que los imperios europeos se extendían por todo el mundo y los  viajeros y los  que volvían a su país de origen tras una estancia laboral en otros continentes también querían llevarse consigo flores y plantas conocidas en tierras lejanas. Desgraciadamente  muchas de esas plantas no soportaban largos viajes o se aclimataban mal a países europeos. De ahí surgieron la necesidad de los invernaderos o estufas calientes.
Caja de Ward
Un primer paso importantísimo lo dio el Dr. Nathaniel Bagshaw Ward ( 1791-1868), un médico  aficionado a la botánica quien creó una caja de cristal hermética conocida como “Caja de Ward”   consiguiendo en 1835 transportar desde Sidney  unos helechos en perfecto estado a pesar de los ocho  meses de navegación que duró el viaje.  Era una caja de vidrio fácilmente transportable, un pequeño invernadero,  que propiciaba un microclima que permitía  la vida de los vegetales.  Su  experiencia fue publicada en 1845. Gracias a este invento llegaron a Europa y quizá más especialmente  a Inglaterra multitud de especies desconocidas o muy raras.
El afán científico de la sociedad también se plasmaba en grandes espacios públicos  de difusión ya fueran museos o jardines botánicos. En ambos casos los coleccionistas de plantas ya fueran públicos o privados se lanzaron desde mitad del XIX a crear grandes invernaderos donde poder disfrutar de plantas exóticas.
Parece ser que la moda de los invernaderos se debió no solo a los viajes ultramarinos sino también a dos factores económicos, por un lado en 1845  se abolieron  las tasas sobre el vidrio y por otra bajaron los precios del carbón que permitía calentar el invernadero y también  los del hierro , elemento para la construcción de la estructura. A partir de entonces tener un invernadero era menos costoso.
Chatsworth
Uno de los primeros invernaderos construidos en Inglaterra fue en Chatsworth. Fue realizado entre 1836 y  1840 por Joseph Paxton por encargo del Duque de Devonshire. Era una enorme nave construida con hierro y vidrio que medía noventa metros de largo por cuarenta de ancho y que llegaba a tener una altura de veintidós. Hoy este invernadero  ha desaparecido. Este mismo arquitecto construyó el Crystal Palace para la Exposición Universal de Londres del año 1851 que permitía mantener en el recinto los árboles preexistentes en el terreno donde se celebraba el evento.
Otros dos de los primeros grandes  invernaderos construidos, aunque posteriores a Chatsworth, fueron la Palm House  y la Temperate House de Kew que se edificaron entre 1844 y 1860.
Después de esto muchos jardines  de todo el mundo construyeron invernaderos y la moda se amplió a jardines particulares modestos donde son de uso bastante normalizado especialmente en los  países del centro y del norte de Europa.

No hay comentarios: