Las noticias de prensa se pueden leer en el Grupo Hablemos de Jardines de Facebook. Los Eventos y la Agenda apareceran en la columna de la derecha en el recuadro de Notas de Agenda.



jueves, 31 de marzo de 2016

¿HEMOS MEJORADO?

 Una conocida mía me hablaba admirada de los ingleses y sus jardines. Ella es una lectora empedernida de novelas británicas de misterio y de series de televisión  donde los personajes tienen una gran cercanía a las plantas  y a los espacios verdes. Allí   pertenecer a una asociación jardinera no es una rareza y  los libros sobre jardines ocupan el mismo espacio que aquí tienen los de gastronomía y donde la historia del paisajismo moviliza a la gente para planear viajes o a asistir a cursos y conferencias. Después de un par de viajes por Europa donde el programa incluía gran número de visitas a jardines me preguntó si eso también pasaba en España. Ella, no especialmente interesada en el tema pero con una cultura artística notable, me preguntaba al saber que estos asuntos me interesaban dónde, en Barcelona,  podía acudir para saber más o quién organizaba rutas por jardines y parques.

Yo, tradicionalmente pesimista y crítica sobre cómo llevamos nuestras cultura de jardines, intenté ser positiva. España a lo largo de su historia ha tenido grandes ejemplos de jardines, algunos de raíz muy propia, otros adaptando modelos extranjeros a nuestra geografía, a nuestra idiosincrasia y a nuestros recursos. Cierto es que no les hemos dado tanto valor como la arquitectura pura y dura donde la vida académica les ha confinado en el mejor de los casos a ocupar un rinconcito del currículum. Tampoco se puede decir que profesionalmente seamos un cero a la izquierda, es más, desde los moriscos dignos ejemplos de horticultores a algunas escuelas jardineras del siglo XX  han dado muestra de su valía.

¿Pero todo eso se traduce en que la gente nos interesemos en jardines? ¿Conocemos nuestros jardines? ¿Sabemos mirarlos? Ante tantas preguntas intenté ir punto por punto y lo hice desde la óptica de los que hay en este rincón de la península ibérica que es Catalunya y más concretamente Barcelona. Lo digo porqué seguro que me dejo en tintero muchas cosas que desconozco.


  Los registros del Patrimonio tanto estatal como autonómico o local  tienen inventarios  bastante complicados  de ser consultados por el público en general. Muchos de los jardines que merecerían tener un nivel patrimonial declarado no lo están, ya sea por desconocimiento , ya sea porque sus propietarios no tienen demasiado interés que sea así por las limitaciones y obligaciones que les comporta. Por otro lado el incumplimiento de estas  pocas veces tiene repercusión. Eso es aplicable a jardines y también a otros bienes. Visto esto es difícil conocer y difundir  aquellos jardines que puedan tener un rango artístico notable y en consecuencia todo lo que derive de su historia, su diseño, sus realizadores y su conservación

·         La formación de técnicos y profesionales del jardín cuenta con buenos centros, quizá no tanto  con un reconocimiento académico que debiera, es decir títulos homologados que les permitan en algunos casos acreditar una autoría sin estar subordinados a otros profesionales. Esto implica, de partida,  poca valoración social. El Ayuntamiento de Barcelona inició una primera escuela de jardineros, ahora convertida en el IES Rubió i Tudurí que continua la labor. También Tarragona tiene una escuela profesional. Existen otros técnicos universitarios que inciden en el mundo del jardín desde la vertiente de la arquitectura, la ingeniería, la botánica y desde otro nivel, la ornamentación floral.

·         Existe un colectivo en activo importante de creadores, realizadores y mantenedores de jardines.

·         Existe un colectivo exiguo de historiadores, articulistas y difusores del arte del jardín, en parte por la poca formación específica recibida  y en parte por la poca valoración social. Esto es una pescadilla que se muerde la cola.

·         Hay asociaciones profesionales que tienen como objetivos los derechos profesionales, la actualización técnica, los estudios temáticos.

·         El asociacionismo entre poseedores de jardines está  poco desarrollado y aún menos  si se trata de jardines privados.

·         El tejido asociativo que  se centra en el voluntariado, no técnico, es también exiguo. El existente está muy vinculado a un jardín concreto. En Catalunya hay pocos y no demasiado activos, aunque alguna asociación hace verdaderos esfuerzos para dinamizar a sus miembros. Creo que en otros lugares de España están en condiciones parecidas aunque hay honrosas excepciones como puede ser la de la asociación del Botánico de Málaga para poner un ejemplo. En el ámbito de la promoción de jardines históricos no existen asociaciones cuyo objetivo sean los jardines históricos en general. En Barcelona tenemos l’Associació d’Amics dels Jardins, encomiable en su momento, que el envejecimiento de sus miembros  sin que exista un relevo generacional la hace poco significativa. No existen tampoco entidades de segundo nivel que coordinen o asesoren a las asociaciones existentes. Con este panorama las actividades sensibilizadoras y de difusión cultural son más bien escasas a nivel general.

·         El mundo editorial en español o catalán las novedades se centran en libros de botánica y de jardinería práctica, pocas veces se editan publicaciones sobre la arquitectura y el arte de los jardines propiamente dicho o que relacionen el jardín con otras expresiones artísticas, sociales o de utilidad.  Otro aspecto a tener en cuenta es que la mayoría de libros no son de autores del país sino que  son traducciones de lugares que hablan de plantas, cultivos o formas de jardín que nos son ajenas  y a veces hasta poco aplicables estrictamente.

·         Existen medios de comunicación dedicados al mundo de la jardinería y al paisajismo  dedicados a profesionales. En este apartado incluyo medios escritos y también internet. Los divulgativos destinados  a público en general se centran más en el mundo de la jardinería con breves incursiones al paisajismo actual y poco al arte y la historia de los jardines (revistas, radio, televisión, internet). También tienen presencia en las redes sociales)

·         La revalorización del medio ambiente y la cultura ecológica hace que haya un despunte hacia el interés para volver a cultivar y a trabajar  pequeños huertos que pueden ir desde las modestas jardineras de terraza, los urbanos compartidos o el dedicar un espacio a su segunda residencia. Después de un rompimiento de los quehaceres agrícolas ancestrales, se vuelve la mirada a la tierra  más allá del manejo de  los cortacéspedes que nos imponía la imitación de una jardinería poco apropiada en nuestra latitud. Afortunadamente un gran colectivo, mayoritariamente femenino pero no exclusivamente, han seguido con los cultivos y cuidados en sus patios, terrazas y pequeños jardines.  La abundancia económica de años atrás ha hecho que muchas tareas se hayan dejado en manos ajenas sin demasiado interés por parte del propietario del jardín.  Con ello no quiero decir que no sean necesarios los profesionales sino que pongo el acento en el desconocimiento y a veces las ideas peregrinas del contratante.

·         En las últimas décadas tengo la sensación que los productores de plantas se han asentado. En Catalunya hay grandes sagas de viveristas. También los gardens y tiendas de plantas se multiplicaron con el boom de la construcción y la propiedad de segundas residencias. El pinchazo de la burbuja inmobiliaria se hizo sentir pero la estructura y el buen hacer de estos profesionales permanece.

·         En cuanto a recursos y servicios relacionados con los jardines tampoco son muy abundantes. Las bibliotecas generales traducen la falta de interés general  con un catálogo no demasiado extenso en estos temas en el como era de esperar prima la botánica y la jardinería y no tiene en cuenta otros aspectos. Existen las bibliotecas especializadas de las facultades, la Escuela de Arquitectura y la que el Ayuntamiento de Barcelona tiene en el Laberinto de Horta. Esta última con horarios de abertura siempre sometidos a que hayan conseguido alumnos de prácticas que durante un cuatrimestre y no siempre de forma continuada puedan atender al público. Con esta temporalidad solo podemos aspirar que cataloguen libros pero pocas veces que orienten o gestionen dinámicas culturales.

·         La Administración  dedica muy poco presupuesto a la difusión del arte de los jardines quizá porque “suena a verde” está sometido al cumplimiento de la Agenda 21 y a las actividades del medio ambiente. Las pocas actividades  son iniciativas a veces de los departamentos de cultura, a veces de lo que tradicionalmente se ha llamado parques y jardines o actividades de centros cívicos territorializados sin ninguna coordinación entre si.
·         Dentro de los servicios difusores de la cultura de jardines podríamos encontrar aquellos profesionales que nos guíen o nos enseñen a ver y visitar jardines. Hasta ahora unos servicios bastante desconocidos en nuestro ámbito.

·         Cursos, cursillos y conferencias divulgativas. En este apartado en Barcelona tenemos el Centro de Formación del Laberinto que lleva ya bastantes décadas formando a interesados en jardinería y haciéndolo de forma seria y en profundidad. Dos mañanas enteras durante un curso escolar es un buen curso de iniciación, muchos de los asistentes se atreven después a hacer trabajos profesionales. Otros cursos son de menor duración pero el de introducción es imprescindible. Gracias Juan Pañella por haber impulsado esta iniciativa y también a sus sucesores, Salvador Pi y Xavier Sagalà. La única pega del Centro es que la formación no incluye demasiados temas que abran el foco a la historia y al diseño del jardín.  El Ayuntamiento barcelonés a través de La Fábrica del Sol y algunos centros cívicos y gardens incluyen algunas sesiones de jardinería en sus programas. Que yo conozca no hay ninguna otra iniciativa que de forma continuada o periódica realice ciclos de conferencias sobre jardines.




 ¿Hemos mejorado?
Después de toda esta parrafada le dije a mi amiga que si, que  estamos mejorando. Aquí en Barcelona se ha creado el Grup de Jardins i Jardiners dependiendo de ICEA-IEC que ha empezado a trabajar en la recopilación de datos y el estudio de los jardines catalanes que permitirá poner las bases para el conocimiento y ayuda de nuevos investigadores así como aflorar el  patrimonio de jardines que tenemos. También permitirá tener un grupo de interesados y referentes en este tema.

  Se avanza para que asociaciones de propietarios de  jardines puedan  ir más allá de la mera defensa de sus intereses para abrir su legado al conocimiento del público desde el respeto a su privacidad pero con el rigor de mostrarlo de forma explicativa.

Se han creado empresas de servicios al entorno del mundo de los jardines. Una nueva generación de iniciativas en la difusión cultural.  Gardensfrom Spain es la primera agencia española que  se dedica exclusivamente a realizar viajes para visitar jardines a nivel estatal y también internacional. Este tipo de agencias son normales en Europa y Estados Unidos. Por fin contamos con una aquí.

Otra empresa que ha empezado es JardiTours, ahora tenemos  algo tan sencillo como es hacer visitas guiadas a parques y Jardines de la mano de profesionales jardineros. Enhorabuena por la iniciativa que de momento se concreta a Barcelona y su área metropolitana.

Otra modesta  iniciativa es la de Notas de Agenda que desde Hablemos de Jardines llevamos haciendo desde hace  algún tiempo: dar a conocer las actividades que sobre el jardín y sobre las artes relacionadas con él se realizan en el ámbito europeo. En el ámbito profesional el Observatorio del paisaje cumple ese objetivo.

En un mundo que cada vez solicita más servicios esta es una buena vía. Lo monográfico vende.

Nos falta mucho que recorrer, cierto que a nivel de Administración tendría que haber más ayudas económicas y fiscales para tener jardines y otros espacios verdes por lo que representan de patrimonio artístico pero también de salud mental y física de la ciudadanía.
Cierto que los profesionales, técnicos y trabajadores del sector tendrían que tener el reconocimiento profesional y social que se merecen. Yo también les pediría a esos técnicos que no fueran excluyentes y que ayudaran a hacer difusión de este mundo. Tengo la impresión que por salvaguardar su profesión evitan iniciativas que amplían el valor que tienen y que hemos de dar a los jardines. Cuanto más se conozcan, más valor se les dará a ellos. Asociaciones y grupos deberían destinar más tiempo a sensibilización.

Cierto que este sector demanda cada vez más servicios, los de jardinería propiamente dichos y también los culturales y sin exagerar también los comerciales. Es una gozada ir a un jardín inglés por ejemplo y poder tomar un te contemplando parte del jardín o adquirir libros sobre aquel jardín o sobre el momento histórico o cultural en que se creó (justo después de verlo tienes ganas de saber más) o comprar un gadget relacionado: ese delantal jardinero o una maceta con el logo del jardín que vamos a llevarnos como souvenir. Estos servicios satisfacen al usuario y revierten económicamente en el jardín.

Cierto que tendríamos que encontrar forma de rentabilizar esos escenarios naturales. A veces veo jardines y pienso que sería estupendo oír música o que la poesía entrase en el jardín o mil y una cosa que respetase el entorno . Pienso que los programadores actúan al revés tienen un espectáculo y buscan un escenario donde colocarlo forzando el espacio y desfigurando el jardín. Para eso también habría que apelar al genio del lugar.

Después de estas certezas y pequeñas mejoras le digo a mi amiga que tenemos que buscar los jardines, disfrutarlos y llevar allí a nuestros amigos y amigas para que también los vivan con felicidad, que olviden móviles, tabletas y otras cosas que distraigan el espíritu. Así seremos más cada vez y nos tendrán en cuenta. ¡En esta vida hay que trabajar duro para ser feliz.!
................................................ 
Las imágenes son mosaicos del Palau Maricel en Sitges

7 comentarios:

María dijo...

Realmente no se si hemos mejorado... me gustaría pensar que si. Acabo de volver de una semana de estancia en la Costa Brava y de visitar 3 de los cuatro jardines que había en la cercanía y me han parecido estupendos, el mantenimiento de estos espacios y su divulgación ya es en si un esfuerzo loable. Ojalá se pudiera hacer más!!!. Con respecto a tu post en el blog me ha encantado porque ademas has elegido unas preciosas imágenes cerámicas increiblemente bellas y te lo digo con conocimiento porque soy ceramista... y jardinera aficionada, además. Muchas gracias y ánimos con el blog. Un saludo,

Raúl Martínez dijo...

Me ha encantado tu entrada, me parece una forma muy interesante de como has aportado tanta información muy útil y además has dado tu opinión que comparto prácticamente. Un abrazo desde Plantukis

Creaciones Verdes dijo...

Hola! Muy acertado todo, a mi me da la impresión que al final son los blogs los que mejor difunden algunos jardines españoles. Te pongo algunos que sigo y que los describen bastante bien.
http://www.elblogdelatabla.com/
http://www.paisajesreales.es/
http://www.paisajelibre.com/

Lula dijo...

He llegado a tu blog desde el grupo en FB y me alegro mucho de leer esta entrada porque como recien regresada a España después de haber vivido años en paises donde la jardinería es mucho más que un hobby, echo tanto de menos el ambiente de disfrutar, hablar, trabajar en comunidad, visitas, la fotografía de jardines y paisaje! Cultuvar por minúsculo que sea es una de las actividades que hoy en día producen restablecimiento de la salud y además son prosperidad para la comunidad. Mi marido artista y diseñador de permacultura y yo estamos cultivando en dos jardineras del balcón (tan pequeñas!) pero nos da una sensación tan gratificante tener lechugas, herbs, flores, y poder compostear con los residuos de comida diaria. Enhorabuena por el esfuerzo en divulgar!

Montserrat dijo...

Gracias a todos por seguir mi blog y dejar una nota. Siempre es de agradecer esta interacción con los lectores. Unos habéis entrado desde el Grupo de Facebook, otros quizás no. A estos últimos os animo a que paséis por allí para poder seguir en contacto y a ampliar y difundir nuestra afición y nuestros saberes que en algún grado que seguro tenemos todos.
Seguro que nos vemos cualquier día disfrutando de un jardín!!!

Mario C. paisajista dijo...

mmm no se yo creo que el "ya semos europeos" ayuda a mejorar, pero tambien es cierto que para muchos sectores el jardín historico no tiene el valor que un edificio de la misma época... tal vez haya que darles mayor valor, y en general que lo valoren los de fuera hará que en casa lo valoremos más, como ha pasado anteriormente con el birdwatching por ejemplo que antes solo eran centroeuropeos y ahora la aficion patria esta consolidada e increscendo...

bien por las empresas que ofrezcan visitas a jardines en españa, cualquier turista, visitante (son euros al fin y al cabo) y si es de jardines, naturaleza o cultura mejor que mejor...

http://mariopaisajista.blogspot.com.es/

Jose Antonio dijo...

Hace unos pocos días iniciaba yo mismo un blog de jardinería en Asturias donde poseo un jardín y me hacía esta misma pregunta. ¿Hemos mejorado algo los españoles en nuestra relación con los jardines? y la verdad es que creo que tan solo un poco. Si es cierto que por parte de algunos Ayuntamiento se ha hecho un gran esfuerzo para concienciar a la gente en el respeto y el aprecio de los espacios verdes y de la jardinería como valor cultural y estético, pero aún estamos a años luz de otros países europeos, especialmente de Inglaterra. Necesitamos millones de personas construyendo pequeños jardines delante de sus viviendas y llenando sus ventanas y balcones de plantas. Entonces podremos hablar de que las cosas han cambiado.
Animo a la gente a echar una ojeada a mi recién iniciado blog www.labarrosagarden.blogspot.com.es
Saludos