Las noticias de prensa se pueden leer en el Grupo Hablemos de Jardines de Facebook. Los Eventos y la Agenda apareceran en la columna de la derecha en el recuadro de Notas de Agenda.



domingo, 21 de marzo de 2010

EL TEATRO EN EL JARDÍN


A final de primavera seguramente haré una escapada a Italia y estaba barajando la posibilidad desviarme del itinerario para acercarme a la Villa Real de Marlia, cerca de Lucca, que no conozco. He estado revisando las características del jardín y hay una que me ha llamado la atención: la existencia de un teatro de verdor (ignoro cómo se traduce al castellano el concepto “teatro de verzure”).


Recordé que hace un tiempo que al visitar el jardín de Poiega en Villa Rizzardi, me llamó la atención un teatro construido al estilo antiguo greco-romano con un escenario con sus bastidores de seto perfectamente recortados. Las gradas del teatro no estaban ocupadas por asientos convencionales para que se sentaran los espectadores sino por bojes y cipreses podados en forma de bancos. El teatro se cerraba por un alto muro vegetal con hornacinas ocupadas estatuas relacionadas con la tragedia y la comedia. En resumen, era un teatro puramente estético para ser observado y paseado pero cuyo objetivo principal no era la representación de espectáculos.

El propósito de buscar más información sobre estos teatros que se estilaron en los jardines barrocos e incluso de siglos posteriores se quedó en eso, en simple proyecto. Ahora sería el momento para volver a pensar en eso.

La idea de unir teatro y jardín es antigua. A lo largo de la historia la utilización del jardín en si como escenario idóneo para “representar” el fasto y el poderío de un monarca o de un señor que desplegaba en él toda la pompa y la autoridad antes sus invitados y súbditos quienes ejercían a la vez de espectadores y figurantes de estos espectáculos. El ejemplo más notorio es el de Luis XIV en Versalles.

Siguiendo en estas relaciones entre teatro y jardín cabe destacar la gran cantidad de obras que tienen por escenario un jardín.

Algunas veces la unión entre jardín real y jardín teatral hace que se confundan. Grandes espectáculos se montaban directamente en estos espacios verdes, creando jardines teatrales dentro del jardín. Otras el teatro estable se abre para que el jardín se incorpore a la representación. Felipe IV, gran aficionado a los espectáculos, hizo construir un teatro en el Parque del Buen Retiro cuya escena podía perder su pared del fondo para incorporar el paisaje exterior si la representación de la obra así lo demandaba.

Me apunto en la lista de “deberes” encontrar más información sobre este tema que me puede llevar hasta los mismos inicios del teatro ya que las mismas construcciones greco-romanas eran precedidas de espacios ajardinados dignos de recuerdo.
-

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola! cómo estás? Me gustó mucho tu blog, y quería invitarte a que pasaras por el mío, http://www.chicastatuajes.info/ , y podríamos intercambiar links.
Saludos! :)
Mariana
chicastatuajes@gmail.com