Las noticias de prensa se pueden leer en el Grupo Hablemos de Jardines de Facebook. Los Eventos y la Agenda apareceran en la columna de la derecha en el recuadro de Notas de Agenda.



miércoles, 5 de marzo de 2014

UN PASEANTE POR LA BARCELONA DE 1849




El General Castaños, Capitán General de Cataluña entre
1815 y 1820 en cuyo mandato se iniciaron muchas
obras públicas

¿Un visitante forastero que llegara a Barcelona hacia 1849 por que jardines  podría haber paseado? En primer lugar deberíamos tener presente que la forma de viajar de aquella era un tanto distinta que el turismo que podemos hacer hoy. Si hemos de hacer caso a las obras de viajes casi siempre llegaban a una ciudad y tenían unas personas de referencia que les acostumbraban a acoger y darles algunas indicaciones básicas por donde moverse, les recibían en sus casas o incluso les acompañaban, a veces, a  conocer a las personas, lugares o ambientes de la población. Nos referimos a aquellos que sin demasiados problemas económicos, viajaban  por negocio, trabajo o placer.

De todas formas nuestro viajero, hombre curioso y amante de los espacios abiertos se ha comprado una guía general de la ciudad que acaba de salir y que  se llama Manuel Histórico-Topográfico, Estadístico y Administrativo que recoge todo lo que de interés se halla en Barcelona. Con la guía en la mano nuestro hombre  se lanzará a pasear por la ciudad dejando para más adelante monumentos, equipamientos y espectáculos. Su interés se centra  en los parques, jardines y paseos. Veamos los que se va a encontrar.
 

Es el parque más emblemático de la ciudad. Como Barcelona no ha sido residencia real desde la época medieval no tenemos ningún jardín, ni público ni privado, asociado a ella. El Jardín del General se construyó en 1815 por el General Francisco Javier Castaños, de ahí le viene el nombre. En 1840, con la visita a la ciudad de la Reina Isabel II se amplió.
Sin embargo este es un parque muy pequeño para la población que ya era entonces Barcelona. Está distribuido en diferentes calles formando varios dibujos. Hay cinco estatuas de mármol de cuerpo entero  y cuatro de medio cuerpo, una pajarera con diversidad de pájaros, un estanque con cisnes. También tiene  un pequeño bosque con una casa rústica, una montañita con asientos en su cima, un surtidor.  Todo ello  está dispuesto alrededor de un estanque circular con una Nereida (él cree que bien puede ser una sirena) y a su alrededor ocho asientos de mármol con respalderas de ciprés. Para mantener  este parque, repleto de flores,  se dispone de un jardinero con varios mozos. Para mantenerlo en orden y evitar que los paseantes se lleven las flores o destruyan los adornos, hay cuatro  ”guardas  de la clase de los inútiles del ejército”
Nuestro viajero ya no lo va a ver en su mejor momento porque  unos disturbios  que sufrió hace unos años lo dejó un poco maltrecho. Va desaparecer en 1877 cuando en su proximidad  se construirá el Parque de la Ciudadela.
 

Representación de la Explanada de Barcelona impresa en una indiana (detalle)
 

PASEO NUEVO O DE SAN JUAN

Este es un paseo que hizo construir el Duque de Lancaster, Capitán General del principado para dar trabajo  a los operarios que se habían quedado sin él a raíz de la guerra marítima de 1796 con Inglaterra. Se terminó el 1803. El paseo  partía del Jardín del General y acababa en frente de la muralla  en que se abría la Puerta Nueva. Tenía más de 600 m. de largo por 45 de ancho y estaba dividido por 7 grandes calles de hermosos plátanos  frondosos  cuyas copas se unían a trechos formando bóvedas de verdor. Se dice que son 813 los árboles que aquí están plantados.

En la calle central hay dos surtidores, representando uno una Nereida y otro un tritón. En los extremos del paseo hay dos surtidores más a modo de obeliscos rústicos que están rematados por un Hércules y una Aretusa, respectivamente. Este paseo, según la Guía, era muy concurrido los domingos por la tarde  y no a otras horas porque estaba muy alejado del centro de la ciudad. No lo pone su guía pero le dijeron que también se llama de la Explanada  porque formaba parte de los terrenos resultantes de la demolición forzosa de gran parte del floreciente barrio de La Ribera  que las autoridades borbónicas ordenaron para construir la ciudadela y los espacios que la rodeaban. Lo inauguraron un día de San Juan.

Aunque nuestro imaginario visitante lo hubiera visto en todo su esplendor veintitantos años después se vería destruido en parte para construir el mercado de El Borne, tan de actualidad en este momento por lo que escondía bajo su subsuelo y que tampoco dejaba adivinar el paseo.

En la actualidad se puede ver en la exposición permanente del Born Centre Cultural, una maqueta  de dicho paseo construida por Cabanes.

La Rambla en 1850
 

LA RAMBLA

El paseo por antonomasia de Barcelona. En realidad es una vÍa acondicionada sobre un antiguo torrente o Rambla llamada Riera d’en Malla. Sigue su cauce dentro de las murallas  empezando en la Puerta de Isabel II t termina en las Atarazanas.  El paseo está adornado de hermosos árboles aunque la guía no especifica cuales son. Los plátanos actuales no han sido siempre el ornato de la Rambla que con anterioridad tuvo otras especies.  Este si que es un paseo que ha resistido el paso de los años.

PASEO DE GRACIA

Otro paseo que aún perdura pero creo que nuestro turista si viajara en el tiempo no lo reconocería.  El Paseo empezó a construirse en 1824 y era una vía que unía el municipio de Barcelona con el de Gracia, actualmente un barrio de Barcelona. Se dice que esta construcción ayudó a paliar el paro de muchos desocupados.

La guía dice que la alameda consta de cinco calles espaciosas, la central mide 15 varas de ancho y las dos inmediatas, que sirven para los carruajes, 7,5 varas. El paseo tiene un total de 1918 árboles   dispuestos en seis hileras. En los lados exteriores tiene dos asientos corridos de mampostería de media vara de ancho y a diferentes trechos equidistantes. El paseo se divide en tres trozos y en cada extremo de la plaza central tiene una plaza circular.

El paseo tenia cuatro “hermosas casitas” para los guarda-paseos. Al principio del jardín se halla un “criadero” de árboles para reponer cuando se necesiten en este paseo o en otros de la ciudad. Bordeando el camino hay una mina y una fuente de agua y en la parte opuesta un jardín de neva creación llamado Tívoli.
EL CRIADERO
 
El Criadero se halla a la derecha del Paseo de Gracia. Es un lugar de recreo y diversión donde además de crecer numerosos árboles hay una mina de aguas fresca donde acuden muchos ciudadanos  en todas las épocas del año. A su lado hay un café muy concurrido por estar muy próximo a la ciudad.

EL TÍVOLI

Es un jardín de recreo a la izquierda del Paseo de Gracia. De forma cuadrada tiene en su centro la casa para los jardineros y un puesto de refrescos. El frente que da al paseo es un jardín de flores distribuido en varias calles transversales. La parte opuesta está dedicada a arbustos olorosos y árboles de adorno. Dispone también de  un invernáculo para flores raras.

FUENTE DE JESUS

Subiendo por el paseo y algo más arriba del Criadero se halla la Fuente de Jesús. El nombre proviene del Convento de Franciscanos que se hallaba en este lugar que fue destruido por los franceses en la Guerra de la Independencia. Es un lugar muy frecuentado en verano para disfrutar de una  merienda. Dispone de un café en la época veraniega.

FONT TROBADA

Esta es otra fuente muy concurrida en la época de verano, especialmente desde que en 1818 en que se construyó la casa y el jardín.


 

Plano de Barcelona en 1849


PASEO DE LA BARCELONETA

Tiene 1.500 pies de largo con dos hileras de hermosos árboles. Fue erigido en 1839 por disposición del Capitán General Barón de Meer, auxiliado por una Junta llamada de ornato  con el producto de los permisos de levantar un segundo piso de las casas de las Barceloneta.

PASEO DEL CEMENTERIO

Empieza por la puerta  del Mar, hasta la puerta de Don Carlos y prosigue hasta el Cementerio. En el trecho entre las pos puertas hay  cuatro hileras de árboles formando tres calles, en el último tramo hasta el cementerio solo hay dos hileras formando una ancha vía. Se empezó en 1819 y es muy concurrido por estar junto a la vía del ferrocarril que va a Mataró siendo la entrada y salida de los convoyes objeto de admiración de ciudadanos y forasteros.

MURALLA DE MAR

Este es un paseo donde poder lucir la sociedad barcelonesa ya sea en los paseos matutinos o vespertinos, según la estación. En tiempos del Barón del Meer se amplió la muralla y se continuó el camino de militar hasta Atarazanas. En este paseo no consta en la guía que hubiese ningún ajardinamiento.

MURALLA DE TIERRA

Dice la guí aqu este es el punto de vista más hermoso de Barcelona. El acceso es por la Puerta de Santa Madrona proporciona una visión de las huertas de San Beltran, la montaña de Montjuic con su fuerte y diversas fuentes: Font Trobada, Satalia, del Gat y la d’en Pesetes. Al llegar a la de San Antonio, de divisa San Pere Mártir y a sus pies,  Pedralbes y Sarrià. Al llegar al fortín de Canaletes es sorprendente la extensión de casas de campo, llamadas torres, las fábricas de Vapor y otros edificios. Si seguimos hacia Puerta Nueva  sigue la visión de más casas de campo y de los pueblos de Horta, San Andrés, San Martí que juntamente con el Clot y el Fuerte Pio parece que son barrios de la capital. Siguiendo por la muralla veremos la Ciudadela, el cementerio y los pueblos de San Adrian, Badalona y Masnou.

Este tampoco es un paseo ajardinado pero la visión del paisaje merecía incluirlo

Hasta aquí los paseos que por las zonas ajardinadas o casi que podría encontrar nuestro viajero de de 1849.

………………………………………………………………………….

Bibliografía

Manuel Saurí y José Matas

MANUAL HISTÓRICO –TOPOGRÁFICO ESTADISTICO Y ADMINISTRATIVO O SEA GUÍA GENERAL DE BARCELONA

Barcelona 1849

 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

je vous remercie beaucoup
cet article est très intéressant
bleclerc

notasdeagenda dijo...

Merci, Bénédicte.