Las noticias de prensa se pueden leer en el Grupo Hablemos de Jardines de Facebook. Los Eventos y la Agenda apareceran en la columna de la derecha en el recuadro de Notas de Agenda.



viernes, 3 de junio de 2011

LOS PERROS DE BOMARZO

He ido por fin a visitar Bomarzo, una visita largamente deseada desde que lei el libro de Mújica Laínez. Es curioso que siempre te sorprenden las cosas que has imaginado durante tiempo. Ahora sé que el personaje de la novela es una invención y que las razones últimas de su obra se mueven por parámetros culturales e ideológicos profundos pero igualmente apasionantes.

Existe mucha vegetación en la zona, es un verdadero bosque y la luz mañanera hace que existan fuertes contrastes. Aconsejaría que para hacer fotos quizá la mañana no es el mejor momento, muchas esculturas quedan en penumbra. También muchas de ellas quedan tan rodeadas de verdor que se hace difícil verlas correctamente. Es sorprendente la imagen del Bosque tal como se ve en las fotos de los años cincuenta antes de que empezara su restauración, casi completamente desnudo de verdor y de árboles y la que muestra actualmente que acentúa su aspecto misterioso e iniciático al menos así es en primavera. Mucha de su vegetación es caducifolia así que en invierno podríamos descubrir un paisaje muy distinto en la que los diversos elementos escultóricos pueden ser más visibles entre si.

La segunda cosa que me impresionó es el tamaño de sus esculturas, algunas de ellas son mucho mayores de lo que esperaba. Impresionantes moles de granito que impactan más por su potencia que por su perfección pero que cumplen su función de inquietante espacio poblado de monstruos. No están las figuras diseminadas individualmente sino que forman grupos vinculados por sentido y proximidad.
Mucho se ha hablado y escrito del Parque y por internet podemos hallar montones de fotos del Bosque. Aquí solo quiero reseñar una pequeña cosa. Cuando el año pasado visité Florencia me llamó la atención la gran cantidad de perros de piedra que poblaban sus jardines. Esta vez puse especial atención en mirar si entre la fauna del parque aparecían canes. Solo en dos ocasiones aparecen en el Sagrado Bosque de Bomarzo.
El primero que aparece es un pequeño perro que monta guardia junto a la ninfa dormida. Este perro puede tener un valor simbólico de fidelidad o también como apunta Calvesi como un elemento lascivo junto a una mujer desnuda como recuerda la Venus de Tiziano. El perro original parece que perdió la cabeza, no sé si la actual es una recreación o bien, que fue encontrada y puesta en su lugar.


El segundo perro que encontré en Bomarzo está más en la línea de lo que se espera encontrar en el Parque. Se trata de Cancerbero, el perro de tres cabezas que completa una trilogía infernal formada por Perséfone, llamada Proserpina en su versión romana, reina de los infiernos y más allá por un personaje que algunos identifican con Neptuno pero que otros estudiosos han descrito como el dios romano Plutón (el Hades griego), raptor y esposo de la anterior dominador del agua de la laguna Stigia, cosa que parece que tiene mucho Más sentido en este entorno.

Seguiremos buscando perros de piedra por los jardines.

.


3 comentarios:

jotacete dijo...

Buscaré perros piedra entre mis fotos, es un tema que me gusta, que recuerde tengo unos de villa Gamberaia en Florencia bastante chulos. Recuerdamelo si no cumplo.

Montserrat dijo...

Gracias José.

Precisamente los perros de Villa Gamberaia son los que me hicieron fijar especialmente en estas esculturas en las jardines. Puedes verlos en una entrada de este blog del año pasado pero he de reconocer que tus fotos son mucho mejores.

Todo pasa por una razon dijo...

Que hermosas esculturas, son muy buenas adornos de ajrdin, toda una obra de arte.

Saludos,

cercados metalicos