Las noticias de prensa se pueden leer en el Grupo Hablemos de Jardines de Facebook. Los Eventos y la Agenda apareceran en la columna de la derecha en el recuadro de Notas de Agenda.



sábado, 7 de noviembre de 2015

COMO VIÓ TEOFILO GAUTIER LOS JARDINES DEL SITIO DEL BUEN RETIRO


Me gusta leer relatos  de antiguos viajeros en sus idas y venidas por el mundo. Cuando aparecen citas relativas a los jardines las suelo compartir aquí en el blog. Este es el caso de Teófilo Gautier que en 1840 hace un viaje por España y como era costumbre entre los escritores publicó un libro sobre ello. La literatura de viajes  era  género literario que estaba en auge en aquel momento y el  destino, la península ibérica,  era considerada un lugar exótico y vista como un país que había de incluirlo dentro de los ambientes orientalistas en boga. Gautier fue un exponente de ambos gustos en sus publicaciones sobre viajes y en la creación literaria orientalista, un exponente de la cual es Le Roman de la momie, novela egiptomaniaca donde las haya.

Como recordatorio y para contextualizar la cita diré que Gautier  era poeta, novelista, pintor y crítico de arte francés  que estuvo en primer plano del mundo cultural de la época. Sobre su vida y su obra podéis encontrar muchísima información en el sitio de la Sociedad Teophile Gautier (en francés).

La  cita que transcribo sobre el Buen Retiro madrileño  la he leído en una traducción española del Viaje òr España  publicada  en 1944 en la Editorial  Mediterráneo de Madrid y vuelta a publicar en facsímil en 2008 por la Editorial MAXTOR.


El Buen Retiro, residencia real,  se halla situado a pocos metros del Prado. En esto nosotros, los franceses, que poseemos Versalles y Saint-Cloud y que tuvimos Marly, tenemos derecho a ser exigentes. El Buen Retiro parece la realización de los sueños de un rico mercader; es un jardín de flores vistosas y corrientes, pequeños estanques, bosquecillos de juegos de agua parecidos a los que se ven en los escaparates de algunas tiendas de comestibles; lagunitas verdosas, donde flotan cisnes de madera pintados de blanco y otras preciosidades de muy mediano gusto. Hay, sobre todo, un chalet que es la cosa más cómica y grotesca que se pueda imaginar. Una hermosa estatua ecuestre de Felipe V nos recompensa algo de todas las demás cosas lamentables.

Seguramente el Buen Retiro no era  lo que había sido pero ¿de verdad era tan provinciano o era la visión "chauvinista" del autor?. Quizá algún lector erudito nos podría dar luz

1 comentario:

A Casa Madeira dijo...

Prazer em conhecer o blog.
janicce.