Las noticias de prensa se pueden leer en el Grupo Hablemos de Jardines de Facebook. Los Eventos y la Agenda apareceran en la columna de la derecha en el recuadro de Notas de Agenda.



lunes, 20 de agosto de 2007

JARDINES: UN ASUNTO PENDIENTE

Al empezar este blog puse, a modo de pueba, la posibilidad de que los lectores repondiesen una miniencuesta sobre la pertinencia de la actual legislación de protección a los jardines. Como era de esperar, ni las respuestas fueron muchas, ni la validez que puedan tener estos sondeos puede ir más allá de una curiosidad. Al leer las respuestas se me vino a la cabeza un escrito que colgué en la red hace un año, en agosto del 2006, en un grup de intercambio que integraba la web Jardines. Como creo que sigue vigente lo incorporo casi completo a este blog aún sabiendo que es un texto muy largo para este formato

Cuando en una reunión social en España se habla de jardines se asocia, en la mayoría de los casos, al cultivo y cuidado de plantas o elementos vegetales y casi nunca se vincula al patrimonio o a un espacio vinculado al mundo del arte. Esta poca consideración social hacia el arte de los jardines sorprende por la poca sensibilidad que los ciudadanos españoles muestran hacia el presente y el futuro de estos espacios verdes.

En nuestro país existe una legislación sobre jardines históricos como bien inmueble del Patrimonio, entendiendo como tal el espacio delimitado, producto de la ordenación por el hombre de elementos naturales, a veces complementado con estructuras de fábrica, y estimado de interés en función de su origen o pasado histórico o sus valores estéticos sensoriales o botánicos.

Consultada la web del ministerio de Cultura nos encontramos que bajo el epígrafe de jardín histórico tenemos 96 entradas a las que debemos añadir alguna otra que, como sitio o conjunto histórico, también tendrían protegido ese espacio verde de alguna forma. No diría yo que son demasiados teniendo en cuenta que entre los 15.128 bienes censados nos encontramos 514 palacios o 1885 castillos sin contar las 2169 iglesias.

Existe pues legislación sobre el tema, no sé yo si todo lo contundente que se debiera pero en este punto no ahondo más ya que no conozco a fondo el tema. En todo caso si existe legislación que afecta a aquellos sitios que son considerados patrimonio histórico nacional pero no a los que no están en esa exigua lista. Cuando la tuve en mis manos pensé en lo que tengo más cercano y consulté aquellos que están en Catalunya: eran solo 6. Volví a sorprenderme.

Se supone que por el hecho de ser patrimonio se tendrán unas obligaciones pero también una posibilidad de ayuda para el mantenimiento y restauración, pero quizá no es así. De momento, la no inclusión a esa lista permite el deterioramiento, la modificación salvaje y la desaparición pura y dura de muchos jardines.

Los gobiernos autonómicos y locales disponen de su catálogo de bienes de patrimonio y como tales también deben existir los jardines históricos entre los bienes inmuebles. Esta calificación comportara una protección y una salvaguardia en el ámbito territorial.

Los jardines como otros espacios paisajísticos son presa fácil de los especuladores que llegan a lugares por su belleza y que acaban convirtiéndolos en superficies de asfalto y cúmulos de cemento de donde sacar pingues beneficios. Hay casos que no pueden penetrar en los jardines pero los rodean estrechamente de una muralla de edificios y trafico que los ahogan y contaminan tanto atmosférica, acústica como visualmente.Por otro lado los poseedores de jardines de una cierta envergadura se ven incapaces de sostenerlos económicamente o de sacarles algún rendimiento útil y optan por deshacerse de ellos, abandonarlos o encontrarles usos alternativos.

Existe una legislación que más o menos se cumple, un insuficiente inventario real de los jardines existentes, unas medidas que a veces se dilatan en el tiempo por falta de presupuestos o financiación, una gran especulación económica del suelo pero ¿qué papel juega en todo ello la sociedad civil?

Las sociedades se dotan de normas y leyes para regular sus actos, su convivencia y su bienestar pero las comunidades no funcionan solo basándose en reglamentos. El convencimiento y las buenas practicas influyen mucho en la vida ciudadana y en la mejora cultural y social.


Sobre el papel de la sociedad civil en España me pregunto algunas cosas:

1.-Conocimiento y difusión de los Jardines Históricos en España

2.-Asociacionismo en este tema

  • Profesionales
  • Propietarios
  • Voluntariado
  • Reivindicaciones

Si lo comparamos con otros piases del entorno como son Francia e Italia, existe muy poca información específica sobre el tema del arte y la historia de los Jardines en España y no es porque España haya quedado al margen de ellos ya que tenemos muy buenas aportaciones a los distintos estilos de jardines e incluso nuestras creaciones propias como son los jardines hispanoárabes

No existe tradición en el apartado académico. Quizá en los últimos tiempos las asignaturas de paisajismo e historia de los jardines las encontramos en las Facultades de arquitectura pero hasta ahora han sido bastante desconocidas. Se pasaba muy alegramente sobre ellos cuando se estudiaban los distintos estilos artísticos y no se hacían cursos específicos sobre ellos a menos que fueran con temas relacionados con la botánica o la jardinería. No es de extrañar que el ciudadano haya desarrollado, hablando de forma general, sensibilidades y valores distintos cuando hablamos de arquitectura, de escultura o de jardines. Una persona de cultura universitaria puede reconocer y diferenciar una catedral gótica de una iglesia barroca pero resulta mucho más difícil que alguien pueda diferenciar un jardín medieval de uno del siglo XVI.




En el ámbito de divulgación encontramos poca atención por parte de las instituciones sobre el patrimonio jardinero. Cuando se va a las oficinas de turismo no existen folletos específicos sobre los itinerarios de jardines de tal o cual provincia o comunidad histórica aunque si los podemos encontrar, por ejemplo, sobre monasterios, sobre castillos o sobre gastronomía. Lo mismo ocurre a la hora de hacer documentales o encontrar información en Internet donde, a parte de honrosas excepciones, el jardín es la hermana pobre de las artes. Hay que destacar buenos proyectos tanto virtuales como presenciales del Centro Virtual Cervantes y la fundación de Cultura Islámica sobre El Jardín Andalusí, por citar solo un ejemplo.


En la información que he manejado por Internet tampoco me ha parecido encontrar demasiados proyectos que ayuden a conocer y a participar a los ciudadanos y ciudadanas de todas las edades en el conocimiento, mantenimiento y diseño de sus espacios paisajísticos. Como siempre hay excepciones alentadoras como el caso de los niños de Santander que participaron en el diseño de su parque. Las visitas que atraen a los ciudadanos a los parques suelen centrarse en los juegos infantiles de los hijos o las actividades veraniegas relacionadas normalmente con espectáculos o música.

Iniciativas divulgativas institucionales se dan más en otras culturas europeas como puede ser la inglesa, la francesa o la italiana.

Tampoco encontramos el volumen de literatura específica sobre el arte de los jardines entre la producción editorial hispánica como lo podemos encontrar en otras naciones europeas. Lógicamente el poco interés que despierta en la sociedad hace que los editores consideren poco rentable el producir libros sobre esta materia.

Por último cabe reseñar que resulta difícil encontrar un punto informativo accesible y conocido donde hallar información. No digo que no lo haya solo que es poco conocido y sobre todo que cuando pides información causa un poco de sorpresa a quien te atiende porque no es una demanda habitual y porque los datos no se hallan desagregados de otros monumentos en general.

El otro gran apartado a considerar cuando hablamos de sociedad civil es ver como ésta actúa de forma más colectiva, que tipo de agrupaciones o asociaciones existen en este campo.

En primer lugar existen las asociaciones de tipo profesional y técnico. Repasando las informaciones que se dan en Internet hay algunas asociaciones potentes que hacen publicaciones organizan congresos y otras actividades en vistas a mejorar sus prácticas profesionales y cuyo eco en medios de comunicación puede producir algún toque de atención en la ciudadanía.





El segundo apartado dentro del asociacionismo podría ser el que hace referencia a propietarios de jardines. Según mis pesquisas por Internet (lo siento pero no he podido profundizar más) no hay ninguna asociación específica. Hay alguna relacionada con casas y palacios donde el jardín sería un elemento más dentro del conjunto del patrimonio pero parece que tengan poca actividad especialmente hacia el exterior.

La unión de propietarios puede mejorar la forma de financiar el mantenimiento de jardines pero también puede y debe ser un elemento dinamizador que promocione proyectos innovadores que hagan rentable tanto a sus propietarios como a su entorno geográfico. Ejemplos parecidos son los que llevan a cabo la Asociación de Castells de Lleida o el caso de los Grandi Giardini Italiani que incluso han conseguido la esponsorización de un gran banco europeo.

Visitas guiadas, fiestas de tipo histórico o actividades de animación dan nueva vida a esa propiedad patrimonial, la dan a conocer, favorecen la actividad económica de una población y permiten establecer lazos de mutuo apoyo con su entorno.

Hablar de voluntariado en este tema nos lleva a pensar en las “asociaciones de amigos de...” . Son elementos clave de difusión y colaboración de los jardines. En España suelen estar ligadas a jardines concretos y realizan muchas actividades divulgativas al respecto. Hay que especificar que las más activas están vinculadas a Jardines Botánicos siendo menos numerosas o del todo inexistentes en algunos casos las relacionadas con jardines históricos. Hay que felicitar a todas esas asociaciones que consiguen que con su trabajo los jardines botánicos estén más integrados en la ciudad donde se ubican. Quizá se deba que los grandes jardines históricos están vinculados a Patrimonio Nacional y este no es muy proclive a las acciones de participación que supone una asociación de este tipo.

No se dan o, al menos yo no conozco, asociaciones de Amigos de los Jardines de ámbito general. En alguna ciudad como Barcelona existe una asociación de este tipo pero sus actividades que son numerosas quedan muy centradas en sus propios socios y son poco divulgativas hacia la ciudadanía. Encuentro a faltar una vocación de servicio al exterior con publicaciones, visitas o charlas abiertas.

Las asociaciones reivindicativas son más desiguales. Existen algunas específicas que reivindican un jardín en concreto y vuelvo a repetir un ejemplo que me es muy cercano como fue la del Jardín Botánico de Barcelona que lucho de forma muy activa para la nueva ubicación de ese espacio o las reivindicaciones del jardín de Aiete. Pero la mayoría de reivindicaciones corren a cargo de colectivos más globales que luchan por el mantenimiento, restauración o simplemente la supervivencia de un jardín. En este apartado cabe destacar las asociaciones vecinales y los grupos ecologistas como el reciente caso de La Colla La Carrasca denunciando la desaparición de un jardín romántico en Alcoi. A veces estos grupos que tienen intereses más amplios, descuidan a la hora de negociar, el interés del jardín como patrimonio a favor de equipamientos y servicios más concretos. No hace tantos años, en mi barrio, se salvó una casa señorial de principio del XX por las reivindicaciones populares pero fue a costa de la desaparición del jardín de la misma finca. Esto es solo un ejemplo de que, aunque existen muchas dificultades en mantener el patrimonio cuando se enfrenta a la Administración, es más fácil la pervivencia de un edificio que de un jardín.




Creo que los jardines históricos necesitan un buen empujón para que dejen de ser un asunto pendiente para la sociedad española.
  • Hay que saber dónde están y cómo son.
  • Hay que enseñar a ver, vivir y disfrutar de los jardines
  • Hay que conocer su historia y sus historia.
  • Hay que intensificar esfuerzos para una catalogación que comporte el correcto uso de derechos y deberes
  • Hay que buscar la rentabilidad y no solo en el aspecto económico.
  • Hay que buscar el mecenazgo y la esponsorización.
  • Hay que animar la creación de grupos y asociaciones que tengan como objetivo el patrimonio verde.
  • Hay que estimular proyectos de sensibilización y participación ciudadana.
  • Hay que utilizar los nuevos medios de comunicación que pueden lograr una difusión amplia y no costosa.

Creo sinceramente que en España hay poca cultura de jardines. En general somos poco dados a defender nuestro patrimonio común y nos admiramos que en otros países mantengan el suyo. Esta pervivencia es algo más que un programa hecho basándose en decretos y de presupuesto que también lo es y de forma importante. Detrás está toda una sociedad que quiere y respeta su cultura, que la reivindica, que está dispuesta a trabajar por ella y que con esta sensibilización puede influir en las tendencias de una sociedad. En lugares como Cataluña la cultura de final del XIX y principios del XX se expandió gracias al mecenazgo de una burguesía rica que trabajaba por las artes y las tradiciones.

Creo que ahora se tendría que actualizar la idea y buscar el mecenazgo de las grandes compañías y movilizar a los ciudadanos para trabajar en un voluntariado cultural. Y en este apartado el patrimonio de los jardines tendría que tener el lugar importante que se merece gracias al esfuerzo de todos. Los jardines son un asunto pendiente de la sociedad española.

Todo lo escrito es solo una opinión que me gustaría debatir con vosotros si habeis tenido paciencia de llegar hasta el final.




2 comentarios:

Jose Antonio G. Villarrubia dijo...

Totalmente de acuerdo, pero personalmente este Sabado me llevé una agradable sorpresa al visitar el jardin "El Capricho" de la Alameda de Osuna, un lugar idilico magnificamente conservado.
Un afectuoso saludo.

zugaza dijo...

de acuerdo con un leve matiz, las actuaciones atraves del tienpo en jardineria,estan sujetas acondicionantes que para nada difieren de los actuales,me explico ,generalmente un jardin requiere tres cosas ineludibles,un jardinero ,un espacio ,y un propietario con dinero y sensibilidad suficiente.para embarcandose en una apuesta de futuro, y de este modo asumir este jardin incipiente bajo su tutela en un proyecto plurianual.
Sobre la primera parte "el jardinero" (lease paisajista si asi se desea) si es bueno y algunos lo fueron mucho,dedicara el tiempo exiguo que resta de otros proyectos para idear este, si es novel o no lo es, pero no es bueno,nos deleitara con unas maravillosas propuestas totalmente distintas , que la labor del tiempo decidira si debienen en geniales,o son mas de las propuestas que el tiempo y la naturaleza tienden a enterrar,delos jardines historicos a los que no referimos algunos estan desvirtuados de tal modo que es dificil reconocer la primera creaciondel artista.en otros casos son jardines en los que el autor no ejecuto con su genial arte su trabajo y este deja mucho que desear,en otros los mas, su propietario (recordad que tiene un propitario) le ha dado ciertos giros tendentes a mejorarlo o a incorporado especies a su libre albedrio que junto con las existentes se producen muchas-disonancias.
conclusion primero deberiamos decidir que entendemos por jardines historicos,saber de estos los que estan intactos o determinar cuales no estandolo tienen suficiente interes para gastarnos lo reales en ellos.
elias zugaza