Las noticias de prensa se pueden leer en el Grupo Hablemos de Jardines de Facebook. Los Eventos y la Agenda apareceran en la columna de la derecha en el recuadro de Notas de Agenda.



jueves, 30 de mayo de 2013

LA FIESTA DEL CORPUS Y LES ENRAMADES DE SALLENT (Barcelona)

 

El día de Corpus Christi con sus procesiones en que se pasea la custodia con la Sagrada Forma por las calles de ciudades y pueblos ha propiciado desde siglos que las vías y espacios públicos se engalanen a modo de  verdaderos jardines efímeros.

Durante muchos siglos las calles de las ciudades no se distinguieron por una higiene extrema, más bien eran vertederos ya que las cloacas, desagües o servicios de limpieza no estaban dentro de las prioridades de los gobiernos municipales. Por este motivo los días en que la procesión tenía que pasar por ellas se  esmeraban en ocultar la falta de limpieza y honrarla con adornos que iban más allá de lo estético y ayudaban con elementos olorosos a hacer un espacio más agradable. Flores y ramas de árboles y arbustos fueron los elementos que los ciudadanos usaron a este fin, ya sea esparciéndolas por el suelo que iba a ser pisado por el cortejo o bien colgándolas de puertas, ventanas y balcones.


 
Esta tradición ha ido evolucionando incorporando nuevos materiales o bien sustituyéndolos por otros. cuando ya no era necesario disimular la falta de higiene. Quizá los materiales se substituyeron por otros que consideraban que podían mejorar el aspecto estético, a  la vez que en una sociedad más alejada del mundo agrícola buscaban soluciones más baratas que el utilizar grandes cantidades de flor o elementos vegetales al nivel que ellos hubieran deseado. Es decir, para la solución ornamental deseada les compensaban más otros materiales.




 
 

En Catalunya la festividad de Corpus tiene raíces muy antiguas pero gozaba de gran prestigió siendo una de las grandes fiestas. Recordemos “La Patum” de Berga, gran espectáculo que desde el Medioevo, espectáculo que combina el juego, las danzas y los monstruos. También  la tradición de “l’ou com balla” en Barcelona que engalana los patios de los palacios del Barrio Gótico,  vistiendo de flores las tazas de las fuentes que van a acoger bailando en lo alto de su surtidos un huevo vacio que recuerda a los que allí se congregaban, en espera del paso de la procesión,  el misterio de la Eucaristía por la semejanza icónica con la hostia y el cáliz.
La ornamentación vegetal de las calles ha derivado en dos tradiciones,  una ha derivado en las grandes alfombras de flores que cubren el trayecto del cortejo procesional y otra la de adornar las calles: “les enramades”.
Esta última opción es mucho más minoritaria, Sallent en la provincia de Barcelona, por ejemplo, ha conservado esta tradición.


 
Sallent ha  transformado las ramas y las flores de sus calles con otro tipo de materiales: papel, porexpan, plásticos, pinturas, etc. Aunque el aspecto formal pueda parecerse a los adornos de algunas calles en las Fiestas Mayores de los pueblos su origen y su motivación es distinta.





 

He visitado hoy la población de Sallent, a orillas del Llobregat, pueblo marcado en el pasado por un pasado de fábricas y minas de sal.  Trece espacios han sido “enramados”, algunos han perdido su perfil puramente floral incorporando nuevos temas y nuevos materiales , pero aun la mayoría conserva el elemento figurativo  vegetal como  motivo que hace florecer estos jardines populares y efímeros durante cuatro o cinco días al año. Son populares porque es el vecindario  quien con su creatividad, esfuerzo y, muchas veces, complementado los recursos con los que le subvenciona la Diputación,  trabaja durante cinco  meses al año para ofrecer este espectáculo y espera que no se lo desluzca ni la lluvia ni el excesivo sol. Y cuando todo está punto lo celebran con toda la población como una gran fiesta ciudadana.


-

1 comentario:

Hotel Santa Marta dijo...

Bellisimo el trabajo que nos compartes, mucha satisfacción con iniciativas como estas.