Las noticias de prensa se pueden leer en el Grupo Hablemos de Jardines de Facebook. Los Eventos y la Agenda apareceran en la columna de la derecha en el recuadro de Notas de Agenda.



miércoles, 18 de junio de 2014

JARDINES PRIVADOS ABIERTOS AL PÚBLICO


Orvès
No digo que no los haya en nuestro país, solo digo que yo no tengo apenas noticias de ello, cosa que por otro lado puede ser muy posible dado que estoy aún en fase de aprender de este mundo de los jardines. Cuando  salgo al extranjero y visito jardines muchos son  propiedad privada que con gran cariño y dedicación de sus propietarios son restaurados, conservados y ampliados con mimo.

En general, en España, poquísimos son los jardines privados que están abiertos al público de forma regular. A veces aun siendo bienes protegidos y con alguna ayuda o exención sus propietarios encuentran la forma de ser poco molestados en sus propiedades por ojos curiosos de visitantes. En otros países estas propiedades se abren a visitantes, cumplen una función social y permiten a sus dueños sacarle una rentabilidad económica que no sé yo si les resulta compensatoria en lo crematístico pero si en el mantenimiento total o parcial de la finca. Alquilar estos espacios como escenario de eventos sociales, de rodajes cinematográficos o publicitarios son prácticas que se dan en España o fuera, pero aquí no encuentro una abertura semanal o diaria, o espectáculos de animación que atraigan a un público lo que permite  conocer de otra manera el jardín, o unas actividades de educación jardinera o simplemente permitir a voluntarios de acuerdo a una regulación pautada compartir trabajos de los que se benefician los propietarios y también las personas que realizan dichas prácticas.

Orvès - capilla
 Aquí los jardines son propiedad privadísima, los compartidos son algunos huertos públicos locales o bien usados y disfrutados en aquellos que son de titularidad pública. Podemos argüir  la falta de reglamentación adecuada, el temor a que un voluntario supla un lugar de trabajo o muchas otras cosas pero creo que dejamos perder muchas posibilidades, las de aquellos estudiantes sean o no de esa especialidad que podrían probar en algunos periodos lo que es trabajar un jardín, o los intereses de adultos y mayores que no pueden disponer de uno.


Como un ejemplo cercano que se me viene a la cabeza puedo citar el Jardin del Domaine d’Orvès en el sur de Francia. Una antigua bastida del XVII que después de una serie de episodios históricos llega a manos del pintor Pierre Deval. Después de ser arrasada la finca en la Segunda Guerra mundial, destruida buena parte de la vegetación, cortados muchísimos árboles su actual propietaria, descendiente del pintor, ha conseguido con sus dos hijos rehacer la propiedad, intentar hacer rentable su parque de 8 hectáreas y reconvertir su jardín en una reserva botánica. Uno de los hijos nos guió por el  jardín y su parque, se sentía orgulloso de él, mostrando y nombrando cada una de sus plantas. Su único trabajo era su jardín, difícilmente lo vería yo en otro escenario. Comentaba sonriente: “Mi madre piensa el jardín, consigue las plantas y yo soy su brazo ejecutor que les encuentro un lugar y las cuido”. Un trabajo en equipo.
Orvès - la balsa

Y la madre que es la mujer de las ideas también planteaba a mis acompañantes, sabedora que estaban en un centro de formación jardinera: “¿No han pensado Vds. en hacer colonias?” Y es que  hoy en día para tener un gran jardín, a parte de trabajar la tierra hay que tener ideas innovadoras. Así se logra mantener ese jardín con un punto salvaje, con un punto de arte y con mucha vida puesta en él.

Orvès - olivos

No hay comentarios: